Saltar al contenido

Cabo Polonio

cabo polonio

Cabo Polonio, en Uruguay, es un lugar que cautiva a todos. El Parque Nacional logra preservar una naturaleza exuberante y única.

Además de sus hermosos paisajes, ofrece actividades que permiten conectarse con el medio ambiente. Si estás planeando viajar al país vecino, ¡no olvides incluir Cabo Polonio en tu itinerario!

Mapa de Cabo Polonio

Qué hacer en Cabo Polonio

El recorrido

Con el objetivo de evitar impactos causados por el hombre en la región, no se permite la entrada de automóviles particulares al pueblo. De esta manera, para acceder al pueblo, puedes ir caminando, a caballo o de la manera más tradicional: en un camión 4×4 que se asemeja a un «pau de arara».

El recorrido dura aproximadamente 30 minutos y atraviesa dunas, elevaciones y diferentes vegetaciones, pareciendo un safari. Aquellos que buscan una experiencia más emocionante deben intentar conseguir un lugar en la parte superior del camión.

Créeme: llegar allí en el Optimus Prime puede ser muy divertido.

La «lobería»

La «lobería» es uno de los mayores atractivos del lugar. El Parque Nacional es conocido por su colonia fija de leones marinos y lobos marinos de dos pelos, que aprovechan las rocas de la playa para tomar sol.

Se debe mantener una distancia mínima de 20 metros de los animales que se congregan en las rocas cercanas al faro. Muchas personas se sientan durante mucho tiempo para admirar a estos curiosos y perezosos animales.

El faro

Hay muchos faros repartidos por las playas uruguayas, y en Cabo Polonio no es diferente. Lo que lo hace especial es la vista que ofrece este faro.

Desde allí puedes apreciar a los lobos marinos, las islas, la inmensidad del Océano Atlántico y los pueblos del Parque. El faro tiene una altura de 27 metros y para llegar a la cima hay que subir una larga escalera, pero vale la pena: el paisaje es fantástico.

El pueblo

La atmósfera del pueblo de pescadores y artesanos es increíble: aislada de tecnologías, con electricidad generada por algunos paneles solares, casas de colores vivos, enormes dunas y playas desiertas bañadas por un mar de aguas azules.

Cuando caminas por el pueblo, tienes la sensación de estar en un rincón apartado del mundo, ajeno a los problemas económicos, al consumismo y a las disputas políticas. Las casas son muy pequeñas y extremadamente sencillas, y todos los residentes y comerciantes son muy amigables y serviciales.

Las actividades

El lugar ofrece diversas actividades para sus visitantes. Además de admirar la vida marina y visitar el faro, muchos hacen caminatas por las extensas playas, como los trayectos entre la playa La Calavera y Valizas.

Hay paseos guiados en botes, clases de surf, venta de artesanías y recuerdos. En resumen, Cabo Polonio tiene atracciones para todos, desde los surfistas hasta aquellos que simplemente buscan sentarse y admirar el paisaje.

Las conchas

El entorno natural de Cabo Polonio refleja su preservación. Es posible admirar diversos tipos de animales, una vegetación muy variada y, por supuesto, muchas, muchas conchas.

Hay diferentes tipos, tamaños y colores de conchas que se extienden a lo largo de las largas y desérticas franjas de arena, acumulándose con cada ola que llega a la playa.

La historia

Las leyendas del siglo XVIII alimentan la idea de que Cabo Polonio era una tierra misteriosa que no quería ser descubierta, que buscaba protegerse.

Su geografía hacía peligrosa la vida de los navegantes, ya que se trataba de un cabo desconocido, ubicado en medio de un mar agitado y rocoso.

Fue precisamente un naufragio el que dio nombre al lugar, el naufragio de la embarcación de Joseph Polloni («Polonio»). Con el tiempo, se construyó el faro y comenzó la actividad pesquera en el pueblo.

Hoy en día, la preocupación por la conservación de la naturaleza define el lugar, creando una atmósfera única que atrae a los turistas.

Algunos tips

Aquí tienes algunos consejos para quienes deseen visitar el lugar:

  • El precio del transporte en camión 4×4 es de 218 pesos uruguayos (aproximadamente 5 USD) ida y vuelta.
  • Es posible conocer el lugar en un día. Para aquellos que deseen sumergirse más tiempo en la paz del Parque, hay varias opciones de hospedaje, especialmente en hostales, pero no se permite acampar.
  • Visitar durante la temporada alta puede afectar un poco la tranquilidad de Cabo Polonio debido a la gran afluencia de turistas. Durante la temporada baja, el lugar suele estar bastante vacío, pero no es posible bañarse en el mar debido al frío. Un buen mes para visitar el Parque es abril, cuando aún no hace frío y ya no es temporada alta.
  • El precio para subir al faro es de 25 pesos uruguayos (aproximadamente 0,60 USD).
  • Lleva dinero en efectivo y, si es posible, lleva pesos uruguayos, ya que casi ningún establecimiento acepta tarjetas de crédito.
  • En la entrada, antes de tomar el transporte, hay opción de alquilar tablas de surf por 100 pesos uruguayos (aproximadamente 2,50 USD).

¿Ves cómo hay un pequeño paraíso en tierras sudamericanas? Y si tienes varios días libres y deseas conocer más regiones del país, echa un vistazo a estas atracciones en Montevideo y a esta completa guía de viaje a Punta del Este. Uruguay puede ser geográficamente pequeño, pero tiene grandes sorpresas que debes descubrir.