Saltar al contenido

Feria de San Telmo

feria de san telmo

Una de las visitas obligadas en la capital de Argentina es la feria más tradicional de Buenos Aires, la famosa Feria de San Telmo que se celebra cada domingo en la Plaza Dorrego.

Es uno de los recorridos más populares entre los turistas de la ciudad, ya que atrae a los aficionados de la historia, de las antigüedades, de la artesanía y de las baratijas, y a los curiosos también, a los que les encanta conocer lugares diferentes.

Historia de la Feria de San Telmo

Esta famosa feria de Buenos Aires atrae a miles de turistas cada domingo y su historia comenzó a mediados de 1930 en uno de los barrios más antiguos de la ciudad.

En su momento, San Telmo fue considerado el barrio más rico de la capital argentina y lo genial es que aún conserva sus grandes casas históricas y sus calles empedradas hasta el día de hoy.

Mercado de San Telmo

La original Feria de San Telmo se encuentra en la Plaza Dorrego y como tradición, desde sus inicios, se impusieron algunas reglas por parte del Museo de la Ciudad, y una de ellas es que sólo se podían vender objetos con más de 70 años de antigüedad. Esta norma sigue funcionando hoy en día y la feria está siempre supervisada.

Como la feria se hizo más famosa y se expandió cada día, con los años se ha extendido a lo largo de la calle Defensa, ocupando más de 7 manzanas. Cabe destacar que los puestos de esta calle no forman parte de la Feria de San Telmo (la oficial), por lo que no están supervisadas por el Museo de la Ciudad.

Lo curioso es que para muchos turistas la feria es conocida como una sola, y por ello, terminan pasando desinformados por la feria original de San Telmo (la ubicada en Plaza Dorrego).

Otro dato curioso de la feria de San Telmo (la de la Plaza Dorrego) es que cada comerciante sólo pierde su puesto cuando muere, abandona el lugar o en caso de romper las reglas impuestas.

Qué encontrar en la Feria de San Telmo

Antigüedades, baratijas y mucho más

Visitar la feria de San Telmo es como retroceder en el tiempo, porque la sensación que se tiene al hacer este recorrido es la de estar en medio de mucha historia reflejada por tantos objetos antiguos.

En la feria encontrarás un poco de todo, como objetos antiguos, artesanía, placas de coche, muebles, imanes de nevera, lámparas, artículos de decoración, libros, es decir, baratijas bonitas para todos los gustos.

Entretenimiento con artistas callejeros

A lo largo de la calle Defensa te encontrarás con varios artistas callejeros que entretienen a los que pasean por la pequeña feria de San Telmo.

Hay una gran variedad de artistas, y lo que más atrae la atención de los turistas son las parejas que bailan tango. Además, se pueden ver presentaciones de orquestas, bandas musicales, estatuas humanas y mucho más.

Otros atractivos de la Feria de San Telmo

Mercado de San Telmo

No te pierdas el Mercado de San Telmo que se encuentra en la calle Defensa en el número 961.

El mercado está abierto todos los días y es un lugar muy popular entre los turistas. Y un consejo: si te gusta el café, no te pierdas Coffee Town, considerada una de las mejores cafeterías de Buenos Aires.

Estatua de Mafalda

Justo en la esquina entre la calle Chile y la calle Defensa se encuentra uno de los atractivos del barrio de San Telmo, la estatua de una celebridad de las historietas argentinas, Mafalda.

La famosa estatua está sentada en un banquito y lo que puedo decir es que es muy concurrida por sus fans que están locos por conseguir una foto sentados junto a ella. Los domingos, encontrarás enormes colas de gente esperando su turno para hacerse una foto.

Consejo: si quieres registrarte en la estatua y no quieres enfrentarte a las colas, te recomiendo que lo dejes para otro día menos concurrido.

Casa Mínima

Cerca de la calle Defensa y de la estatua de Mafalda se encuentra una atracción bastante diferente y un poco desconocida por los turistas que pasa desapercibida. Es la Casa Mínima, la más estrecha de Buenos Aires.

La Casa Mínima se encuentra en la calle San Lorenzo 380, y llama la atención por su fachada, compuesta por una puerta verde y un balcón con mucho encanto. Otro aspecto a destacar es su curioso tamaño, sólo 2,5 de ancho y 13 de largo. Bastante pequeño, ¿no?

La casa más curiosa de San Telmo también tiene una historia muy interesante. La construcción data de la segunda década del siglo XIX y, en esa época, los esclavos liberados recibían de sus amos un pequeño espacio cerca de su propiedad para construir sus casitas.

Cuenta la leyenda que la Casa Mínima fue en su día el hogar de un esclavo liberado y durante mucho tiempo la casa recibió incluso el apodo de «La casa del esclavo liberado«. Si es verdad o no nadie lo sabe, porque es un mito que cayó en boca de la gente.

Por cierto, el barrio de San Telmo es un paraíso para encontrar varios edificios antiguos. Hay muchas casas hermosas que se ven allí.

Consejos importantes

Ten mucho cuidado con sus pertenencias cuando visites la feria, porque al ser un lugar muy concurrido, los turistas distraídos por las compras acaban siendo un blanco fácil para los carteristas. Así que aquí tienes un consejo, evita caminar con el móvil en la mano y deja la cartera, bolso o la mochila delante.

Si odias las aglomeraciones y quieres evitar la multitud, el consejo es visitar la feria por la mañana, porque por la tarde se llena de gente. El consejo es visitarlo entre las 10 y las 14 horas.

Cuidado con ese impulso consumista que no ve algo bonito y quiere comprarlo todo de golpe. Evalúa el precio y analiza si realmente lo necesitas, porque es fácil malgastar tu dinero en menos de 10 minutos paseando por la feria. Por cierto, otro consejo, investiga, porque hay puestos con precios más accesibles para el bolsillo del turista.

Información útil

  • Ubicación: la feria original se ubica en la Plaza Dorrego (San Telmo) y la de imitación (continuación) se ubica en la calle Defensa y comienza en la Plaza de Mayo.
  • Horario: todos los domingos de 10 a 17 horas.